24/2/11

Parlamentarismo y partitocracia


El parlamentarismo o sistema parlamentario es una forma de gobierno en la que el poder ejecutivo y el legislativo están fuertemente unidos. En este sistema es el parlamento el que elige al ejecutivo y puede derrocarle durante todo su mandato (moción de censura). En la práctica y debido a este sometimiento del poder ejecutivo a los partidos, el sistema acaba derivando en una partitocracia.


"la partitocracia es aquella forma de Estado en que las oligarquías partidistas asumen la soberanía efectiva", como lo enunció Gonzalo Fernández de la Mora.


Según un extrácto de la Wikipedia:
[La partitocracia] Es un término que se utiliza para designar el sistema de gobierno en el cual, aunque teóricamente se vive en democracia, los actores principales y únicos del panorama político son los grandes partidos políticos. Estos a base de un sistema democrático de turnismo se van pasando el gobierno de forma consecutiva, coartando las posibilidades de que los ciudadanos expresen su voluntad real más allá de los partidos ya existentes. Partiendo de la base de que los partidos son un mal necesario, los ciudadanos se van apartando de ellos y buscan otros cauces para intervenir, lo que lleva a la creación de los llamados "grupos de presión". 


No creo que haga falta decirlo porque es obvio que en España vivimos en un sistema parlamentario y con fuertes tendencias partitocráticas, mas aún cuando las listas electorales son cerradas. 

¿Pero no hay alternativas al sistema parlamentario? Pues sí.


El presidencialismo.

Es el opuesto al sistema parlamentario, y en el el Presidente tiene todo el poder ejecutivo, evidentemente en estos gobiernos no se puede dar la partitocracia, aunque corren el riesgo de tener una persona con mucho poder durante el tiempo que dura su mandato.

Como anécdota diré que estos sistemas a veces caen en sistemas bipartidistas también (EEUU) debido a la necesidades de financiación que necesitan los candidatos. Y en este caso el bipartidismo queda mitigado  por el sistema abierto de primarias que permite diferentes tendencias dentro de los partidos.



Pero no os preocupeis que hay una tercera opción.


Los sistemas semipresidenciales,que son básicamente sistemas presidenciales en los que el parlamento cuenta con ciertos poderes de control sobre el mismo, ejemplos de países con sistemas de este tipo son Francia o Finlandia.  

Evidentemente la Democracia es algo más complicado que decir gobierno de todos como hemos visto en esta entrada, pero a lo largo de los años de historia hemos ido aprendiendo donde fallan los sistemas y donde hay que mejorarlos, el problema es que los propios sistemas tienen que cambiarlos aquellos que ostentan el poder, y esto ha hecho que tengamos sistemas políticos de democracia antiguos y con errores que ya sabríamos solventar.
Si la política funcionase como la ciencia cuanto habríamos progresado. En la ciencia en cuanto un modelo falla se busca otro.

¿Debemos pues resignarnos al sistema político que tenemos en España?

No, y la mejor idea que he visto en muchos años es #Nolesvotes, una campaña que intenta que el pueblo recupere la soberanía que perdió en favor de la partitocracia.


Para saber más:

No hay comentarios:

Publicar un comentario